Make your own free website on Tripod.com

La página de Pedro Miranda

¿Errores en las canciones?

Inicio | Biografía | Artículos | Música | Otros Proyectos
Uno tiende a pensar que las letras de las canciones famosas que oímos no tienen errores...

Sin embargo un examen más cuidadoso nos muestra que muchas sí los tienen. En ellas a veces se encuentran solapadas incongruencias, errores de ortografía y sintaxis y otras linduras.
 
El primer error que veremos está en la conocida canción "La bohemia" de Charles Aznavour. La canción narra los días de juventud y de bohemia del autor en París, donde vivía en un desván. Al final de la canción, nos dice que...
 
"Hoy regresé a París, crucé su niebla gris y lo encontré cambiado.
Las lilas ya no están, ni suben al desván, moradas de pasión".
 
Un momento. ¿De que lilas me están hablando? ¡No hay mención de lilas en todo el cuerpo de la canción! El asunto es tan confuso que varias transcripciones de la letra que he visto en Internet no saben bien que poner ahí y en su lugar he visto que hablan de “las filas”, y hasta de “las villas” (me pregunto cómo en la mente de alguien puede caber que las villas suben a un desván, moradas de pasión).
 
El enigma se aclara si conocemos la versión original en francés. El inicio de ambas versiones, español y francés, dice cosas distintas. En español empieza diciendo:
 
"Bohemia de París, alegre loca y gris, de un tiempo ya pasado
En donde en un desván, con traje de can-can posabas para mí".
 
En cambio veamos una traducción aproximada del inicio de la versión en francés:
 
"Vengo a hablarles de un tiempo que los menores de 20 años no conocen.  En Montmartre, en ese entonces, colgaban las lilas hasta nuestras ventanas".
 
Montmartre es un sector parisino famoso, en su época decorado con lilas y muy frecuentado por músicos y pintores. En la versión en español no se menciona, por lo que la referencia huérfana que se hace de las lilas de Montmartre, al final de la canción en español, viene a resultar una incongruencia inmensa.
 
Pasando a otra canción y otro artista, nos encontramos con un disparate que arruina el sentido de la propia canción. Se trata del tema "Estoy confundido" del cantante venezolano Pecos Kanvas. Dice el estribillo:
 
"Si tú me pides que regrese, te diré
Que nunca, nunca de tu lado me marché
Que mil amores me quisieron, ya lo sé
Pero ninguno yo cambié por mi mujer".
 
Espérame ahí, Pecos. ¿Mil amores te quisieron, pero ninguno de esos amores lo cambiaste por tu mujer? ¿Sería que la mujer no es muy allá que digamos? Este error, por lo que he visto, pasa fácilmente inadvertido para el que oye casualmente la canción, pero no me hace tanto sentido que se le escapara al autor de la letra, por lo que a veces tiendo a pensar que fue concebido como una burla deliberada.
 
Un error muy frecuente, especialmente en canciones de artistas españoles, es poner una "s" en ciertos verbos conjugados en pasado. Lo he oído bastante en temas de Danny Daniel, aunque en "Hoy he empezado a quererte otra vez" de Dyango resuena fuertemente, cuando dice:
 
"Desde que no te tengo conmigo, dejastes un espacio vacío".
 
Debió ser "dejaste un espacio vacío". El espacio vacío terminó llenándose con una "s" de más.
 
Y por su parte, Franco De Vita, en su canción "Será", dice claramente:
 
"Con el alma media desnuda".
 
Debe ser "medio desnuda". He observado que en conciertos Franco De Vita lo dice en la forma correcta. Claro que la versión original seguirá arrastrándose "media desnuda" por los siglos de los siglos amén.
 
En la canción "El rey y yo" de Los Angeles Negros encontramos otro tipo de error. La canción dice:
 
"Hubo una vez un gran rey
Que tenía muchas tierras, un castillo y también un amor.
Pero los caprichos de ese amor, con el tiempo sin castillo
Y sin tierras lo dejó".
 
Entre caprichos y amor, resultó que al autor de la letra se le hizo un tollo en la cabeza. Debió decir "con el tiempo sin castillo y sin tierras lo dejaron" pues fueron LOS caprichos. A menos que decidiera forzar la rima y pensó, total, se va así, nadie se dará cuenta.
 
¡Y no le habría faltado razón!

Material propiedad de Pedro Miranda, © 2005